Noticias y Novedades

¿Cómo combatir los riesgos del sedentarismo laboral?

22 -03-2020

¿Cómo combatir los riesgos del sedentarismo laboral?

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de muerte a nivel mundial. Qué hacen las empresas para combatirla dentro y fuera de la oficina.

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel mundial: explica un 6% de las muertes registradas en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ubica como la causa principal de la cuarta parte de los cánceres de mama y colon y de una proporción similar de los casos de diabetes, además de ser responsable del 30% de las cardiopatías isquémicas.

A pesar de lo contundente de los datos, sólo el 40% de la población mundial realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para su salud, advierte el organismo. Es que a lo largo de la historia han ido en aumento los comportamientos sedentarios tanto durante el ocio como en las actividades laborales y doméstica. Según la OMS, "aumentar el nivel de actividad física es una necesidad social".

En la era de la digitalización, los automatismos y la virtualización, la vida laboral es también cada vez más sedentaria, lo cual trae consecuencias en la salud de los empleados y redunda en el aumento del ausentismo y la baja de la productividad. Por eso, la promoción de la actividad física dentro y fuera de la jornada laboral es una tendencia creciente en las grandes empresas.

"El sedentarismo es una problemática mundial. Se calcula que las personas pasan aproximadamente un 80% del tiempo sentadas", señala Sergio Calandroni, médico especialista en medicina laboral. Las medidas para combatirlo son casi de sentido común, agrega: "Hacer pausas durante la jornada laboral, una vez por hora, descansar los músculos que más se usan al estar sentado y hacer ejercicios de elongación antes, durante y después de la jornada de trabajo", enumera.

También, es importante "que las empresas estimulen a sus empleados a realizar actividades deportivas", agrega el especialista.

Las empresas deberían tomar nota de estos consejos: "Se calcula que a causa del sedentarismo, las compañías pierden 3.000 dólares al año por empleado por días no trabajados", dice Ricardo Guerra, CEO Cono Sur de Gympass, una plataforma a través de la cual las empresas ofrecen a sus empleados una membresía para usar cualquiera de los gimnasios y actividades incluidas en su red, a bajo costo ($349 pesos por mes).

Las ganancias en salud de quienes practican deportes "es evidente", asegura Guerra. "El deporte ayuda a cambiar el resto de los hábitos. Cuando una persona practica un ejercicio, se saca los problemas de la cabeza durante unos minutos, y eso ayuda a tener una nueva perspectiva sobre lo hechos y la vida. Además, ayuda a bajar el estrés, mejora el manejo de la presión laboral y permite tener una mejor calidad de vida", completa.

Un estudio de 2019 sobre el segmento de bienestar corporativo de la consultora Deloitte afirma que el 78% de los departamentos de RR.HH. planea aumentar sus inversiones en programas de actividad física durante los próximos tres años. Las razones más importantes para hacerlo son "mejorar la productividad, el compromiso de los empleados y tener una estrategia de atracción y retención de talentos", señala Dolores Rico, gerente senior de Consultoría de Capital Humano de la consultora.

Esta tendencia a incorporar la actividad física en los paquetes de beneficios ofrecidos por las empresas a sus empleados "arrancó más firmemente en los últimos cinco años", observa Florencia Insúa, líder de Desarrollo y Gestión comercial de Talent Recruiters. La modalidad de incluir este ejercicio y movimientos en la oficina y durante la jornada laboral, "al principio, era un poco resistida, porque los espacios de trabajo tenían que ver clásicamente con la productividad, y no con la necesidad de generar pausas o de dar espacio para mover el cuerpo o estirarse", agrega.

Primero se trató de mejorar el mobiliario para adaptarlo a la anatomía humana: "que estuviera en armonía con el cuerpo para generar bienestar y no patologías", señala Insúa. Después, se sumaron tendencias como la práctica del yoga y la meditación. "Generar una distracción, un contacto con el cuerpo o con el aire libre, luego aumenta la concentración. La persona vuelve al trabajo más productiva", asegura.

Estas tendencias, sin embargo, se desarrollan sobre todo en las empresas grandes "que tienen departamentos corporativos de RR.HH. y pueden atender el bienestar del personal", advierte Insúa. En cuanto a los beneficios como gimnasio pago o a bajo costo, "son bien valorados por los empleados, pero no necesariamente usados", señala.

iconVolver al listado de noticias icon Ver nota Conocer más sobre nuestros servicios

Conocer más sobre nuestros servicios

Contactate con Nosotros