Noticias y Novedades

Tecnología verde: Los negocios ponen el impacto ambiental en la mira

18 -11-2021

Tecnología verde: Los negocios ponen el impacto ambiental en la mira

Cuando hablamos del cambio climático, siempre el foco está puesto en la pelea contra los desechos físicos. Sin embargo, poco es lo que se dice acerca del impacto de la actividad digital.
Según un informe de la app Cleanfox, que limpia las cuentas de correo de listas de mail, “Si internet fuera un país, sería el sexto contaminante más grande del mundo”.

De acuerdo con varias publicaciones, los centros de datos donde se almacena (a nivel global) toda nuestra actividad digital diaria, representan el 1% de la demanda mundial de electricidad, y se prevé que aumentará a entre el 3% y el 8% en la próxima década.
Un reporte de Globant, “Navegando la era de los negocios sostenibles”, afirma que, aunque algunas organizaciones IT afirman que el impacto energético de sus operaciones es “relativamente insignificante” en comparación con otras actividades industriales con un muy elevado índice de emisiones de carbono, está dentro de su responsabilidad como sector considerar el proceso y el accionar respecto de sus efectos ecológicos.

Dado el aumento exponencial de los dispositivos, productos y servicios digitales en cada aspecto de nuestras vidas, es preciso que las empresas reduzcan el consumo energético diario del software que diseñan y desarrollan.

>> Sobriedad digital
El desafío reside en crear ecosistemas digitales más sostenibles. La llamada “sustentabilidad digital”, “software verde” o “sobriedad digital” se trata de una forma novedosa de reducir el impacto de la tecnología digital mediante el desarrollo de productos y servicios digitales que consuman menos energía y que ayuden a las personas a moderar su uso diario de dispositivos digitales, reduciendo a su vez el impacto medioambiental de la digitalización.

Elena Morettini, directora del nuevo Sustainable Business Studio de Globant, explica que para crear ecosistemas digitales más sostenibles, las organizaciones tecnológicas deben optimizar la forma en que diseñan, desarrollan y ejecutan software para que consuma menos energía cada vez que se use.

“Por ejemplo, desarrollar interfaces digitales con colores que consuman menos energía, exijan menos potencia de procesamiento y aprovechen mejor la tecnología de los servidores. Inventar software más eficiente que reduzca de forma dinámica el consumo de energía en base al contexto de su ecosistema y uso o incluir un ‘modo de energía baja’. Todas las empresas necesitan contar con herramientas y metodologías para identificar con precisión el impacto energético de lo que producen y, a su vez, crear versiones más eficientes”, detalla.

>> Experiencia sostenible
Volkswagen reconstruyó su sitio web canadiense para ofrecer una experiencia de navegación más sostenible. En febrero de 2021 presentó Carbon-Neutral Net, un rediseño en línea para reducir la huella de carbono digital de la marca. La automotriz redujo la cantidad de datos incrustados en sus medios online al eliminar todos los colores y reemplazar fotografías con mosaicos creados a partir de caracteres de texto con pocos datos.
Como consecuencia, el proyecto redujo significativamente la cantidad de CO2 generado por la navegación: el sitio produce un promedio de solo 0.022 gramos de CO2 por página vista, en comparación con el sitio web promedio, que produce 1.76 gramos de CO2 por página vista, según una evaluación de la calculadora de emisiones Web Carbon.

Otro caso es Ecosia, una alternativa ecológica de Google. El motor de búsqueda, compensa las emisiones de carbono generadas por las actividades en línea plantando un árbol por cada 45 búsquedas que se ejecutan en el motor. La organización detrás de este motor anunció su compromiso de plantar 1000 millones de árboles como parte del proyecto bautizado la Gran Muralla Verde de África.

>> Ecosistema confiable
Recientemente se anunció la formación de “The Green Software Foundation”, una organización sin fines de lucro fundada por las empresas tecnológicas Accenture, GitHub, Microsoft y ThoughtWorks, asociada con la Fundación Linux para diseñar un ecosistema confiable de personas, estándares de calidad, herramientas y mejores prácticas para la construcción de software ecológico.
El objetivo es ayudar a la industria a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% para 2030 en línea con el Acuerdo Climático de París.

Para ellos se trabajará en la publicación de estándares, patrones y prácticas, en la creación de proyectos de código y datos abiertos y en programas de embajadores, capacitación y educación.

“El consenso científico es claro: el mundo se enfrenta a un problema de carbono urgente. El cambio climático es una realidad. Los usuarios exigen cada vez mayor participación de las empresas en la toma de decisiones para reducir la huella de carbono”, indicó Brad Smith, presidente de Microsoft.

Desde Globant explican que si se miran los conjuntos de herramientas existentes desde el lente de la sostenibilidad, incluidas las mejores prácticas, el análisis de complejidad del código, la optimización del rendimiento, y los modelos matemáticos, es posible integrar un modelo de “sobriedad digital” a los ciclos de desarrollo como una nueva dimensión del desarrollo de software.

“Creemos que pronto todas las organizaciones incorporarán un “KPI de sobriedad digital” a sus pipelines de integración y entrega continuas”, enfatiza Morettini.

Desde transporte al sector minorista, Accenture desarrolla productos y servicios tecnológicos que ayudan a las empresas a desplegar la tecnología de una manera sostenible.

“Es preciso seleccionar el lenguaje de codificación adecuado puede reducir el consumo de energía. Mantener el equilibrio entre la precisión de modelos analíticos y el consumo de recursos en la nube también puede significar un ahorro significativo”, explica Luz Mihanovich, directora de Tecnología de Accenture.

>> Impacto en el consumo
La investigación de Accenture Labs en ingeniería de software sostenible reveló que, para ciertos tipos de técnicas de programación, la elección del lenguaje de codificación puede impactar en el consumo de energía hasta 50 veces.

“Cuando se trata de inteligencia artificial, que suele estar alojada en la nube, las opciones relacionadas con la precisión también pueden marcar una gran diferencia en el uso de energía”, agrega Mihanovich.

Con un panorama donde la digitalización parece imponerse y consolidarse en más y más aspectos de la vida cotidiana, las consecuencias para el ambiente serán aún mayores. Es esperable que las estrategias de sostenibilidad digital sean aún más importantes y ganen cada vez más espacios en la agenda de los negocios en sintonía con objetivos globales para reducir el cambio climático.

iconVolver al listado de noticias icon Ver nota Conocer más sobre nuestros servicios

Conocer más sobre nuestros servicios

Contactate con Nosotros